Perdió La Mitad De Su Cráneo Al Explotar Laboratorio Casero De Extracciones De Cannabis

El rapero alemán Dr. Knarf quedó gravemente herido debido a una explosión de gas butano en un laboratorio casero de extracciones de cannabis.

El rapero Dr. Knarf, también conocido como Niko B., fue lanzado desde su estudio de grabación al patio cuando el edificio explotó el 6 de febrero de 2017.

Al parecer, había estado produciendo extracciones de cannabis en el sótano del estudio cuando la acumulación gas butano propició una explosión.

El Dr. Knarf, de 35 años, reveló que su cerebro se hinchó tanto después de haber sido arrojado del edificio que una gran parte de su cráneo tuvo que ser removido, dejándolo con media cabeza.

Sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo, y según los médicos, sus posibilidades de supervivencia eran casi nulas. Sin embargo, el joven de 35 años siguió luchando por su vida a pesar de las terribles lesiones que había sufrido.

El rapero recientemente sobre todo lo que le sucedió:

No era nada comparado con lo que vino después. Estuve tres meses en coma, durante los cuales sufrí cuatro derrames cerebrales. Mi cerebro ha crecido tanto que algo del hueso tuvo que ser removido.

En un video publicado en su página de Facebook el pasado 1 de diciembre, el rapero pudo ser visto por primera vez desde su accidente de hace casi tres años, se le ve sentado en una silla de ruedas mientras se dirigía a sus fans para contarles: «Lucho por la vida».

Dr. Knarf dijo que quería «limpiar con algunas cosas», principalmente un rumor que sugería que había perdido las dos manos en la explosión. Levantándolos, dijo: `Mis manos siguen allí, quemadas’.

Pero dijo que peor que las quemaduras fueron los derrames cerebrales que se produjeron después mientras estuvo en coma durante tres meses, lo que lo dejó paralizado de un lado y necesitado de usar una silla de ruedas.

El rapero ha admitido que cometió errores antes de la explosión, pero no quiso comentar más sobre lo que eran debido a una investigación criminal en curso.

A pesar de que le falta una gran parte del cráneo y de que el accidente lo dejó paralizado, el joven de 35 años tiene una visión positiva de la vida y está decidido a no dejar que sus lesiones lo definan.

El rapero está aprendiendo a caminar de nuevo y espera lanzar un nuevo álbum, Prometheus, en 2020.