El cannabis ayuda a las mujeres a tratar el dolor pélvico

 

El dolor pélvico puede presentarse de maneras muy diferentes para las mujeres, y la causa puede ser difícil de rastrear. Tradicionalmente, las mujeres han sido tratadas con base en datos que fueron usados originalmente para tratar a los hombres. Pero las mujeres tienen diferentes necesidades, hormonas y experiencias de vida. Y hay una gran oportunidad para más investigación en ayudar a las mujeres a tener mejores resultados de salud, según Marissa Fratoni, una enfermera titulada holística, profesora de yoga y entrenadora de bienestar.

Profesionales como Fratoni quieren que los investigadores estudien cómo el cannabis puede ayudar a aliviar el dolor pélvico, que puede ser sintomático de diversas afecciones, incluidos los fibromas uterinos, los quistes ováricos, la endometriosis y la vulvodinia.

Endometriosis y Cannabis

La endometriosis es una afección dolorosa en la que células similares a las que cubren el interior del útero (conocidas como endometrio) crecen fuera del útero. Los síntomas principales son dolor pélvico, particularmente durante la menstruación y el coito. Esta condición también puede afectar la fertilidad. No hay cura para la endometriosis, pero hay evidencia de que el cannabis puede ayudar a aliviar el dolor que causa.

«He visto y oído hablar de personas que han logrado aliviar el dolor relacionado con la endometriosis, especialmente cuando usan tampones empapados de cannabis o supositorios con infusión, en lugar de ingerir o inhalar cannabis», compartió Fratoni. «En algunos casos, es muy dependiente de la tensión al tratar el dolor pélvico y a veces vemos qué concentración de CBD está funcionando, luego vemos lo que un poco de THC añadido puede hacer para aliviar el dolor».

Fratoni agregó que no faltan pruebas anecdóticas que sugieran que el cannabis puede ayudar a las mujeres con endometriosis a disfrutar del sexo.

«Una persona con la que trabajaba había renunciado a las relaciones sexuales. Independientemente de si la experiencia inicial fue agradable, el dolor que experimentó después no valió la pena», dijo Fratoni. «El cannabis, usado como supositorio y tópicamente sobre su abdomen, realmente le ayudó a manejar el dolor y le ayudó a recuperar su vida sexual».

Otra mujer que conoció tenía endometriosis y quistes fibroides, así que el sexo fue un gran desafío. Pero el consumo de cannabis redujo su dolor pre-menstrual y la ayudó a ella y a su pareja a tener relaciones sexuales.

Sin embargo, no existe una dosis estándar de CBD o THC para mejorar el sexo y reducir el dolor pélvico. Fratoni hizo hincapié en que las mujeres que están interesadas en probar el cannabis tienen que tomarse el tiempo para probar diferentes productos y averiguar qué es lo que funciona mejor para ellas.

Podría tomar algo de prueba y error para hacerlo bien.

Salud pélvica posparto

Muchas mujeres experimentan dolor pélvico después del parto, que puede causar todo tipo de problemas físicos.

«Cuestiones como dolor de espalda baja, desarmonías en las caderas, empujones[durante el parto] durante mucho tiempo, todas ellas pueden contribuir a que los problemas de salud pélvica pasen a primer plano», dijo Fratoni, que se especializa en yoga prenatal para ayudar a las mujeres a prepararse para estos problemas de salud. Ella trabaja con muchas mujeres que experimentan problemas postnatales porque el nacimiento puede crear mucha desarmonía en la región pélvica.

«Las mujeres tienen desgarros y luego procedimientos de restauración, pero se van a casa y ahora son madres que están sentadas por períodos de tiempo extensos, tratando de sentirse cómodas sosteniendo al bebé. En algunos casos pueden tener dolor púbico profundo, pueden haber tenido desgarros de tercer o cuarto grado o episiotomías y todo esto puede resultar en una estructura pélvica inestable».

Peor aún, algunas madres primerizas no abordan esos problemas de inmediato porque están enfocadas en el cuidado de sus hijos. Como resultado, muchos necesitan cirugía para corregir esos problemas pélvicos a medida que se acercan a la menopausia.

«Si las mujeres no obtienen la oportunidad de mitigar esto a tiempo, no tiende a mejorar», dijo Fratoni.

Pero el cannabis puede ayudar a reducir ese dolor persistente, si las mujeres están dispuestas a probarlo. Eloise Theisen, una enfermera practicante que trata regularmente a pacientes de 70 años, dice que los pacientes a menudo son reacios a usar cannabis para controlar su dolor.

Theisen señala que el cannabis no es necesariamente una solución rápida. En su consulta, dice que alrededor del 80 por ciento de los pacientes que acuden a ella en busca de alivio (y que están dispuestos a probar el cannabis) son capaces de controlar su dolor, y muchos de ellos son capaces de sustituir los productos farmacéuticos por cannabis.

«Trato de ser gentil con estos pacientes ya que tienen mucha vergüenza y culpa por usar cannabis. Además, puede llevar meses encontrar la dosis correcta para que se alivien», aseguró Theisen.

Fratoni expresa el mismo sentimiento. Ella ha visto mucho éxito para las mujeres en el consumo de cannabis, pero es necesario tomarse el tiempo con la mezcla de cannabinoides para explorar y averiguar lo que funciona para cada mujer. En el caso de Fratoni, ella tiene éxito en el uso de un tópico de buena calidad de CBD en su cadera y espalda, luego se siente lo suficientemente bien para entrar en una práctica de yoga y estirarla.

Realmente puede tener éxito como tratamiento multimodal, en el que la tintura de THC-CBD alivia el dolor, y luego hacer yoga o salir a caminar puede ayudar a mejorar el dolor». Lo que las mujeres necesitan saber es que para mejorar, necesitan hacer algo de trabajo y el cannabis puede ayudar, pero no es una cura para todo».

Otras Consideraciones Post-parto

Según Fratoni, mientras que el cannabis puede ser útil para aliviar el dolor pélvico, las nuevas mamás deben dar tiempo a sus cuerpos para sanar antes de considerar el cannabis como una alternativa.

«En algunos casos, el cannabis puede considerarse un diluyente de la sangre, y usted está sanando un espacio gigante donde estaba su placenta. Siempre recomiendo esperar de seis a ocho semanas antes de hacer algo, ya que podría aumentar el riesgo de sangrado», compartió Fratoni.

También señala que 1 de cada 7 mujeres toma por lo menos un medicamento recetado y que la CDB puede cambiar la metabolización de otros medicamentos, por lo que las mujeres deben ser claras con sus médicos si deciden usar la CDB.

Las madres lactantes también deben ser cautelosas e investigar sus opciones antes de consumir cannabis.

«Aunque la mayoría de los estudios se centran en fumar cannabis, hay pruebas de que el THC se puede transferir al bebé a través de la leche materna, y aunque se trata de pequeñas cantidades, no conocemos del todo el impacto en el desarrollo del niño. Es un desafío porque no tenemos mucha información que tendríamos si las mujeres fueran tratadas de manera convencional[médicamente]», dijo Fratoni.

En la práctica de Fratoni, cuando trata con madres que están experimentando dolor que no está siendo controlado, ella trata de proporcionar investigación y datos actuales. También ayuda a las mujeres a encontrar parteras y profesionales que puedan cerrar la brecha para que las mujeres tengan suficiente información para entender el riesgo.

«En un estudio realizado en 2018 por el Dr. Thomas Hale y la Dra.[Teresa] Baker, examinaron la transferencia de cannabis en tiempo real. Los resultados mostraron que el THC alcanzó su punto máximo entre 30 minutos y una hora después de fumar, y a las cuatro horas había una cantidad insignificante de THC en la leche materna. Por lo tanto, el concepto es que se puede extraer leche materna fresca, luego consumir cannabis y luego esperar de cuatro a seis horas para volver a amamantar».

Fratoni tenía claro que esto es sólo un concepto y no una práctica recomendada.

Fratoni quiere que las mujeres que se ocupan de estos temas sepan que hay recursos y que no están atrapadas en estos temas de por vida.

«Hay una evolución en la salud de la mujer y hay muchas herramientas que se pueden utilizar para curar estas desarmonías. El consumo de cannabis junto con la atención, la concienciación y las intervenciones físicas pueden ser útiles», compartió. «Hay médicos y proveedores de salud para ayudar a navegar los recursos disponibles y si aún no ha encontrado uno, por favor siga buscando».

Fratoni es optimista en cuanto a que a medida que surja más investigación sobre el cannabis, se convertirá en una de las herramientas que pueden ayudar a las mujeres a manejar los problemas de salud pélvica.

Mientras tanto, Theisen señala que le preocupa que las mujeres más jóvenes tengan que lidiar con el dolor y que se les ofrezcan opiáceos.

«Aunque el cannabis no te ayude, no te hará daño, y es una alternativa más segura al control del dolor que los opiáceos que tienen potencial de adicción. El cannabis es mucho más seguro», dijo.

Con información de Civilized