Aceite de marihuana: ¡un clásico de la cocina cannábica!

El aceite de marihuana es muy conocido, sobre todo, por su uso terapéutico para diferentes patologías. Sin embargo, no hay que confundir el aceite de cannabis con fines medicinales con el aceite de marihuana para cocinar.

El aceite cannábico para cocinar puede sustituirse por el aceite de oliva convencional a la hora comer en esa ocasión especial con amigos, o utilizarlo para cocinar la cena del fin de semana, sin olvidarnos de no alcanzar temperaturas superiores a 110 grados centígrados para no degradar los cannabinoides responsables de sus efectos.

Ingredientes:

15 gr de cogollos de marihuana

150 ml de aceite de oliva

Preparación:

El primer paso es grindar o moler muy bien la marihuana y eliminar los tallos o ramitas que pueda haber.

Para asegurar que se realice el proceso de descarboxilación de la marihuana, puedes meter la hierba grindada al horno a 110ºC durante una hora.

Después mezclamos la marihuana con los 150 ml de aceite de oliva y lo ponemos a calentar al baño maría, es decir, en una cazuela ponemos agua a calentar a fuego medio – sin permitir que llegue al punto de ebullición -, y sobre esa cazuela pondremos un tarro o recipiente que permitan calentar el aceite de oliva.

Lo dejamos cocinar durante dos horas o tres horas a fuego lento. Recuerda remover de vez en cuando.

Cuando haya pasado el tiempo, filtraremos el aceite de marihuana con la ayuda de un colador de tela o filtro de café.

Deja reposar el aceite cannábico hasta que enfrié. Una vez que nuestro aceite especial se encuentra a temperatura ambiente, puedes refrigerarlo y mantenerlo durante dos meses en la nevera.

Disfruta de tu aceite de marihuana en infinidad de platos y recetas

Aquí te dejamos un video de los amigos de Sweet Seeds que muestra de manera muy breve el proceso de elaboración: