Un estudio indica que el dabbing es la forma más eficiente de consumir cannabis

Según un estudio publicado en la edición de febrero de Forensic Science International, el dabbing es el método más eficaz para inhalar cannabis.

Según los hallazgos, el dabbing es una forma mucho más eficiente de absorber los cannabinoides. Más de tres cuartas partes del tetrahidrocannabinol (THC) son absorbidos por los pulmones. Por otra parte al fumar cannabis de la manera tradicional, se destruyen cerca de tres cuartos del THC disponible, aprovechando solo hasta el 27 por ciento del THC que es absorbido por los pulmones.

Los investigadores llamaron a la cantidad de THC que se absorbe en los pulmones la «tasa de recuperación». «La alta recuperación del THC total (75.5 por ciento) no se puede lograr fumando marihuana», escribieron los investigadores. «La disponibilidad de pulmón varió desde el 12 por ciento para el material de cannabis mixto con un contenido de THC bastante bajo, hasta aproximadamente el 19-27 por ciento para las flores de marihuana, similar para el THC en la marihuana que para el CDB en la marihuana rica en CBD».

Para el estudio, se construyó una máquina para simular los pulmones que inhalaban vapor de dabs o humo respectivamente, y se analizó el contenido de los vapores que representaban lo que se absorbe en los pulmones. Los investigadores pudieron analizar la eficacia de ambos métodos, según el contenido de cannabinoides en los vapores finales que se analizaron.

Los miembros del equipo de investigación asumen que se pierde aún más THC durante el proceso de fumar de manera tradicional. «En realidad, cuando se fuma un porro», agregó el equipo, «las pérdidas adicionales en la recuperación deben ser asumidas por el humo adicional de la corriente lateral».

Los hallazgos están en línea con un estudio anterior sobre las tasas de recuperación en el humo de cannabis, que encontró un 27.5 a 46.3 por ciento de THC en las tasas de recuperación del humo de cannabis. Además, según un estudio de 2012, hasta el 30 por ciento del THC se destruye inmediatamente durante la combustión, a través de un proceso llamado «pirólisis».

Si bien fumar sigue siendo probablemente la forma más popular de ingerir cannabis, la aplicación es más eficiente, pura y simple. Es casi tres veces más eficiente.