Un estudio halla que las ventas legal de marihuana no aumentan el consumo, pero permitir la posesión sí lo hace

Cuando se eliminan las penas por posesión de marihuana, las tasas de consumo parecen aumentar, pero ese no es el caso cuando se permite la venta al por menor de cannabis. Estas son las conclusiones de un nuevo estudio que parece ir en contra de un punto de discusión clave de los grupos que se oponen a la legalización.

Para aprender cómo las diferentes políticas de reforma impactan las tendencias de consumo, los investigadores de la Universidad de Colorado Mesa analizaron datos de encuestas de más de 1,400 personas en el transcurso de 17 meses en Colorado, Washington y Australia. Sus hallazgos fueron publicados recientemente en la revista Substance Abuse: Investigación y tratamiento.

Mientras que algunos grupos prohibicionistas han propuesto simplemente eliminar las penas por posesión como una alternativa preferida a la legalización completa de la marihuana comercial, lo que ellos creen que creará una industria incentivada para aumentar el consumo excesivo de cannabis, el nuevo estudio parece debilitar esa posición.

Después de que el Estado de Washington instituyera la legalización aprobada por los votantes del consumo y la posesión de cannabis, pero antes de que se permitieran las ventas al por menor, hubo un aumento del 12 al 22 por ciento en el consumo entre los estudiantes universitarios en el estado.

Sin embargo, los investigadores “no encontraron evidencia” de que la subsiguiente implementación de ventas legales de cannabis recreativo “influyera en el número de consumidores de marihuana en Washington”.

Se observó una tendencia similar cuando se examinaron los datos de Australia. El país no permite la venta legal de cannabis, pero después de despenalizar la planta, hubo un aumento del 16 por ciento en el consumo.

Debido a que los investigadores comenzaron a recolectar datos de Colorado justo tres meses antes de que comenzaran las ventas de cannabis al menudeo, no llegaron a una conclusión sobre cómo la eliminación de las penalizaciones por posesión por sí sola influyeron en los patrones de consumo. Pero los datos mostraron que, en el año después del lanzamiento de las ventas al por menor, “las tasas de consumo de marihuana no aumentaron significativamente”.

Los investigadores dijeron que el hallazgo aparentemente contrario a la intuición podría interpretarse de dos maneras.

Primero, es posible que “las implicaciones sociales y legales de legalizar la marihuana recreativa sean más fuertes que la accesibilidad y el precio”, escribieron. En otras palabras, poner fin a las sanciones penales para el cannabis y normalizar su consumo en un contexto social podría dar lugar a un aumento del consumo “incluso antes de que se venda al público por medios legales”.

“Sin embargo, es importante señalar que es razonable suponer que la gente sería más honesta y más propensa a reportar el uso de la marihuana después de su legalización”, escribieron, refiriéndose a la metodología de estudio común que se basa en los propios informes de los consumidores para rastrear los niveles de uso. “Por lo tanto, parte del aumento en las tasas de uso de marihuana puede ser un resultado de una mayor disposición a reportar dicho uso, ya que las barreras sociales y legales fueron eliminadas por la legalización.”

La otra inferencia que se puede extraer del estudio es que “la marihuana es de fácil acceso incluso cuando no se vende en tiendas de forma recreativa”. También puede ser fácil acceder antes de eliminar las sanciones por posesión, pero las barreras legales y sociales asociadas con la prohibición podrían suprimir su uso, o al menos llevar a las personas a no informar sobre su consumo de manera veraz cuando se les pregunta en una encuesta.

Dicho esto, los autores del estudio enfatizaron que “las conclusiones extraídas en este estudio se basan en patrones observables de la investigación correlacional, limitando las conclusiones de causa y efecto”.