Tricomas: La Clave En La Potencia Del Cannabis

Para el gran conocedor del cannabis, cuya única misión en la vida es la búsqueda del eterno subidón, rastrear esa cepa de marihuana que realmente les da una patada en el trasero puede ser difícil. Significa probar infinidad de hierbas en busca de ese Santo Grial. Así que hay mucho ensayo y error en este proceso.

Hay una manera de determinar la potencia de una planta sin tener que dedicar tanto tiempo, dinero y poder pulmonar a la causa.

Bueno, resulta que hay algunas propiedades físicas en una planta de cannabis que nos dicen cuán poderosa es la marihuana antes de que nos la pongamos en la boca y la fumemos. Un estudio publicado en el Plant Journal encuentra que cuanto más escarchadas son los cogollos, más probable es que esa hierba te de un buen golpe, algo que la vieja escuela ya decia, pero la ciencia lo confirmo.

Estos pelos cristalizados (tricomas) que han sido muy apreciados durante décadas por los aficionados a la marihuana son los que producen las sustancias químicas que dan a la planta todas sus propiedades psicoactivas y medicinales, según ha confirmado el estudio, realizado por la Universidad de British Columbia.

Esto significa que cuanto más pequeñas sean las fibras en forma de hongo en la flor de cannabis, más cannabinoides estarán presentes. Estos atributos escarchados, que son un mecanismo de defensa para proteger a la planta de cannabis de los rayos UV y de los animales, también le dan a la planta su penetrante aroma, según el estudio. En otras palabras, los cultivadores que están empeñados en producir el mejor, más pegajoso y apestoso cannabis conocido por la humanidad van a necesitar estar bien versados en plantas de fabricación que son abundantes en tricomas.

Tricomas entallado (izquierda), sésil (centro) y bulboso (derecha). FOTO: SAMUELS LAB / UBC

«A pesar de su alto valor económico, nuestra comprensión de la biología de la planta de cannabis está todavía en su infancia debido al acceso legal restringido», dijo Teagen Quilichini a Science Daily, uno de los autores del estudio y becario postdoctoral de la UBC Botany. «Los tricomas son las fábricas bioquímicas de la planta de cannabis y este estudio es la base para entender cómo fabrican y almacenan sus valiosos productos».

Durante años, los expertos en cannabis se han centrado en tres tricomas: bulboso, sésil y acosado. Aunque la ciencia ha tenido un control bastante sólido sobre la función de estos componentes durante mucho tiempo, poco se ha sabido, hasta ahora, sobre su participación en la formación del potencial de esta magnífica planta.

“Observamos que los tricomas glandulares entallados poseen una mayor cantidad de ‘fábricas celulares’ que producen más cannabinoides y terpenos aromáticos”, explicó Sam Livingston, coautor principal del estudio y candidato al doctorado en botánica de la UBC. “También descubrimos que evolucionan a partir de precursores sésiles y que experimentan cambios drásticos durante el desarrollo, los cuales pudimos visualizar con las nuevas herramientas de microscopía”.

magen por microscopía multifotónica de tricomas glandulares entallados. FOTO: SAMUELS LAB / UBC

Como señala el estudio, este método de análisis ultravioleta podría utilizarse en el proceso de cultivo para controlar la madurez del tricoma y garantizar que las cosechas se realicen en los momentos adecuados.

Los investigadores también dijeron que otros descubrimientos relacionados con el ADN del tricoma podrían revolucionar la producción de cannabis.

«Encontramos un tesoro de genes que apoyan la producción de cannabinoides y terpenos», dijo la investigadora principal Anne Lacey Samuels, profesora de botánica de la UBC. «Con mayor investigación, esto podría ser usado para producir rasgos deseables como cepas de marihuana más productivas o cepas con perfiles específicos de cannabinoides y terpenos usando genética molecular y técnicas de reproducción convencionales».

Al final, más detalles sobre cómo funcionan los tricomas sólo servirán para crear mejores productos para el consumidor, señalaron los investigadores.