Psilocibina Y Meditación: El Camino Para La Evolución De La Conciencia

La meditación es una de las técnicas más efectivos cuando se esta en la búsqueda del autoconocimiento y de tener una conciencia positiva y equilibrada. Se puede practicar de muchas maneras y en ocasiones complementarse con el uso de elementos que potencien su efectividad, entre ellos, los alucinógenos.

En su obra clásica sobre psicodélicos, Las puertas de la percepción, Aldous Huxley escribe que a través de la hipnosis o la meditación «podría cambiar mi conciencia ordinaria de tal manera que pudiera saber, desde dentro, de qué hablaba el visionario, el médium, incluso el místico». Sin embargo, fueron los psicodélicos -en su caso, la mescalina- los que no sólo lo llevaron allí más rápido, sino que también se aseguraron de que llegara a donde tenía que ir.

Durante mucho tiempo se ha discutido acerca de cómo alcanzar el autoconocimiento y un mente más evolucionada, ya sea por medios tradicionales (meditación, técnicas de respiración, yoga) o a través de psicodélicos, un debate que alcanzó un punto de inflexión durante el apogeo de Timothy Leary y que nunca desapareció por completo. Los fanáticos de los psicodélicos profesan que ofrecen la ruta más rápida y envolvente.

Pero, ¿qué pasa si combinamos ambos métodos?

Un equipo en Alemania se propuso encontrar la respuesta a esta pregunta.

En un reciente estudio, publicado en Nature Scientific Reports, investigadores del Hospital Universitario de Psiquiatría de Zurich dieron a 40 participantes en un retiro de meditación de mindfulness una dosis de psilocibina, el ingrediente activo en una variedad de hongos, y a otros les dieron un placebo.

El autor, Lukasz Smigielski, resume los hallazgos:

«Psilocibina incrementó notablemente la incidencia e intensidad de la autotrascendencia virtualmente sin inducir ansiedad en comparación con los participantes que recibieron el placebo.»

La autotrascendencia ha sido durante mucho tiempo el foco central tanto de la meditación como del ritual psicodélico. Sin embargo, como los autores señalan en el resumen, el cambio personal es otro efecto deseado. Esto es un buen presagio para la psilocibina; en entornos terapéuticos, se ha demostrado que ayuda a combatir la adicción, la depresión y la ansiedad, así como a permitir que las personas que reciben cuidados paliativos se sientan satisfechas.

No sentirse ansioso cada día de sus vidas es lo que muchas personas buscan y valoran. De hecho, la trascendencia, aunque a menudo invocada como un estado elevado, de otro mundo, puede ser más efectivamente aplicada para aflojar el control de la ansiedad de por vida. La sensación de calma que se produce es la transformación (o al menos apunta a dónde yace, por lo que la meditación es una buena adición al ritual).

La práctica regular del mindfulness ha mostrado resultados mensurables en la superación de muchos de los problemas mencionados anteriormente. Curiosamente, se especula que los psicodélicos «reajustan» las redes neuronales, lo que conduce a efectos más sostenibles a largo plazo sin necesidad de ingestión diaria (aunque la microdosificación también podría conferir beneficios). Sin embargo, hace tiempo que se debería haber discutido cómo la meditación y los psicodélicos podrían ayudar a aliviar la tensión y la depresión.

Para el grupo de psilocibina en el retiro de meditación de cinco días, los participantes reportaron experimentar estados más profundos de autodisolución sin ansiedad. También sintieron mayores niveles de apertura y optimismo y fueron más capaces de evaluar sus respuestas emocionales. El grupo que ingirió psilocibina no sólo experimentó estos niveles más altos de afecto positivo durante el retiro, sino también cuatro meses después.

«En comparación con el placebo, la psilocibina mejoró la atención posterior a la intervención y produjo cambios positivos mayores en el funcionamiento psicosocial en un seguimiento de cuatro meses, que fueron corroborados por calificaciones externas y asociados con la magnitud de la experiencia de autodisolución aguda».

La meditación, parece mejorar los efectos positivos de la psilocibina. Ellos creen que tales estudios ayudarán a guiar el floreciente campo de la terapia psicodélica asistida. Como Ronan Levy, cofundador de FieldTrip, la organización detrás del primer centro de investigación de psilocibina del mundo, dijo recientemente, los modelos actuales de psicoterapia se desarrollaron en los años’50 y’60. Podría ser conveniente que los facilitadores de la atención plena se asocien con psiquiatras con licencia para investigar el poder de este nuevo modelo.

¿Se necesita más investigación? Por supuesto que lo sí. Ha llegado el momento de estudiar esta fascinante combinación de prácticas, ambos rituales antiguos diseñados para ayudarnos a conocernos mejor a nosotros mismos y al mundo.