Microdosis De LSD Ayudan A Estar Más Felices, Concentrados y Productivos, Estudio

Un nuevo estudio controlado por placebo ha descubierto que dosis de LSD tan bajas como 5 microgramos pueden mejorar la atención, el estado de ánimo, la productividad, reducir la depresión y los sentimientos de ira, pero a veces a costa de un aumento de la ansiedad y la confusión.

Existe una gran cantidad de pruebas anecdóticas que afirman que la microdosificación de psicodélicos como la psilocibina o el LSD, puede mejorar el estado de ánimo y el rendimiento laboral. Hasta ahora, hay relativamente pocos estudios clínicos que exploren la validez de estas afirmaciones, pero los investigadores están cada vez más interesados en este tema.

Un nuevo estudio publicado en European Neuropsychopharmacology journal se propuso probar si las microdosis de LSD pueden realmente mejorar el estado de ánimo y la atención, y encontró que sí pueden – pero hay un inconveniente.

Un equipo internacional de investigadores de los Países Bajos, Suiza y el Reino Unido reclutó a 24 usuarios sanos de drogas psicodélicas recreativas en un estudio controlado por placebo para explorar los efectos cognitivos de la microdosificación. Los participantes, cuya edad promedio es de 23 años, habían consumido drogas psicodélicas anteriormente, pero se les pidió que se abstuvieran de consumir alucinógenos durante tres meses antes de que comenzara el ensayo.

A cada sujeto se le dio una dosis oral de un placebo o una mezcla de LSD y etanol que contenía 5, 10 o 20 microgramos de LSD. Al comienzo de la prueba, se le pidió a cada sujeto que llenara cuestionarios evaluando la calidad del sueño de sus noches anteriores y su estado de ánimo general. Después de recibir la dosis de LSD o placebo, cada participante completó una batería de pruebas cognitivas para evaluar su creatividad, empatía, percepción del dolor, neuroplasticidad y otros factores.

Los investigadores descubrieron que los sujetos que habían tomado LSD experimentaron efectos tanto positivos como negativos. Los sujetos que habían tomado las microdosis mostraron aumentos en el estado de ánimo positivo, en la amabilidad y en la felicidad; aumentaron la atención y disminuyeron los sentimientos de depresión o ira. Sin embargo, la mayoría de estos sujetos también experimentaron un aumento de la ansiedad y la confusión, particularmente entre las dosis más altas. La mayoría de los sujetos que tomaron la dosis de 20mcg también dijeron que tenían más problemas para concentrarse en las pruebas.

El estudio también informa de que muchos sujetos que habían tomado microdosis fueron capaces de reconocer correctamente que estaban bajo la influencia. Los sujetos que tomaron las microdosis más grandes de 10 y 20mcg informaron de alteraciones notables de la conciencia despierta, aunque no tan extremas como los sujetos de otros ensayos que tomaron dosis recreativas de LSD.

«En general, el presente estudio demostró efectos selectivos y beneficiosos de las bajas dosis de LSD en el estado de ánimo y la cognición en la mayoría de las observaciones», escribieron los autores del estudio. «Además, también se demostraron efectos negativos como el aumento de la ansiedad. La dosis mínima de LSD en la que los efectos subjetivos y de rendimiento fueron notables es de 5 mcg y los efectos más aparentes fueron visibles después de 20 mcg».

Los investigadores también examinaron los niveles en sangre de los sujetos y encontraron que las concentraciones de LSD en sangre variaban mucho entre los sujetos que habían tomado la misma dosis. Los autores del estudio creen que esto podría deberse al metabolismo individual de la droga, y sugieren que estas diferencias en las concentraciones sanguíneas también podrían influir en los efectos cognitivos de la microdosis. Desafortunadamente, había muy pocos sujetos inscritos en el estudio para probar esta hipótesis.

Para explorar más a fondo el tema, los autores recomiendan que «se sugieran futuros estudios en poblaciones de pacientes que padecen una atención deficiente, incluidos los parámetros biológicos que intervienen en la unión de los receptores de la LSD y el metabolismo, a fin de comprender la variación interindividual de la respuesta a la LSD en los procesos cognitivos y emocionales».

A finales del año pasado, investigadores de Nueva Zelanda iniciaron un estudio similar para explorar los efectos de las microdosis de LSD en el estado de ánimo y la concentración, e investigadores británicos y estadounidenses están investigando si el LSD puede ayudar a tratar el Alzheimer. Ninguno de estos estudios ha reportado sus resultados, pero otro estudio recientemente encontró que las microdosis de LSD pueden reducir el dolor agudo tan efectivamente como la oxicodona o la morfina.

Con información de Merry Jane