MARIHUANA MEDICINAL O RECREATIVA: ¿UN MERCADO EMERGENTE DE DOS CARAS?

Se aproximan grandes cambios para la cultura cannábica. La legalización de la marihuana no es solo una ola, es un tsunami. Cuando llega a la costa, el mercado se divide en dos: marihuana terapéutica vs marihuana recreativa. Veamos qué depara el futuro a los consumidores de cannabis.

¿ACASO NO TODO CONSUMO DE MARIHUANA ES MEDICINAL?

Existe un debate sobre si todo consumo de cannabis es medicinal. Al consumir marihuana, el consumidor no puede evitar beneficiarse de las propiedades terapéuticas que ofrece. De los cientos de cannabinoides presentes en el cannabis, solo tenemos un conocimiento parcial de dos: el CBD y el THC. Pero sabemos suficiente como para confirmar que ambos tienen un potencial medicinal natural verdadero.

El problema es que los científicos prefieren analizar los compuestos por separado. Sin embargo, las cualidades sinérgicas del THC y el CBD dificultan este tipo de análisis. La medicina natural está volviéndose más popular a medida que los pacientes y los investigadores comienzan a estar cada vez más de acuerdo. La combinación de THC y CBD produce lo que se conoce como “efecto séquito”, que simplemente es la potenciación del efecto de un cannabinoide por la presencia de otro. En términos sencillos, el THC no solo es para darse un colocón.

LA FIEBRE VERDE

“El miércoles y el jueves, mientras el miedo por la escasez de marihuana crecía, los reguladores anunciaron que emitirían las dos primeras licencias de distribución de marihuana”. Este segmento corresponde a un artículo del NY Times del 13/7/17 escrito por Thomas Fuller con el siguiente título: “Nevada se apresura a abordar la escaseza de marihuana recientemente legalizada”. Desde el 1 de julio, es decir, desde que la marihuana recreativa está disponible legalmente en los dispensarios de Nevada, la demanda ha excedido al suministro.

Este estado de los EE.UU. es un microcosmos del comercio de cannabis. La legalización del consumo recreativo de marihuana aparte del medicinal dividió al mercado en dos. Nevada, como la mayoría de los lugares, legalizó el consumo de cannabis con fines terapéuticos primero y el recreativo después. Por lo tanto, inicialmente se desarrolló un pequeño mercado médico legal. Inevitablemente, este será devorado cuando se libere el principal mercado de marihuana.

La importación y la exportación son prácticamente imposibles. El cannabis de Nevada se debe producir y vender solamente dentro del estado. ¿Te resulta familiar? Los cultivadores de cannabis autóctonos deben abastecer las necesidades del mercado local interno. Esta, por un lado, es la ventaja del monopolio y, por el otro, la maldición del servicio público.

HABLEMOS CON CLARIDAD

La marihuana recreativa es un producto comercial con mucha demanda. La marihuana medicinal no es un producto tan útil para el comercio. Las ventas de cannabis terapéutico suelen estar exentas de impuestos. Además, las cepas que se utilizan para consumo medicinal no suelen venderse a precios con recargo. No es un negocio atractivo para los comerciantes ni para el gobierno. Sin embargo, los concentrados de cannabis de primera calidad ricos en THC para el consumo recreativo se venden a $100 por gramo en los EE.UU. Muy rentables e imponibles. Las inversiones se dirigen a las variedades de cannabis más populares que cualquier persona mayor de 21 puede comprar.

Uruguay es el mejor ejemplo de esto, que legalizó recientemente la venta de marihuana para consumo medicinal en farmacias. El modelo comercial de cannabis en Uruguay está muy regulado y controlado por el gobierno. Casi lo contrario al capitalismo cannábico de los EE.UU.

Seguramente puedas conseguir 5g de hierba sudamericana por 6,50 dólares, siempre y cuando te registres en el organismo estatal. Sin embargo, será hierba de mala calidad con menos del 10% de THC y sin alto contenido de CBD. No es divertida ni una buena medicina. El socialismo de sinsemilla no funciona.

Por si fuese poco, solo existen dos tipos de hierba disponibles “Alfa 1” y “Beta 1”. La legalización limitada representa opciones limitadas para el consumidor y poco beneficio. No se puede esperar una caída del mercado negro de marihuana en Uruguay con este enfoque.

CULTIVO DOMÉSTICO CONTRA INDUSTRIALIZACIÓN

La industrialización de la marihuana es la peor pesadilla de todo consumidor decente. En la actualidad, existen más dispensarios en el estado de Colorado que locales de McDonald’s y Starbucks juntos. No hace falta ser futurólogo ni experto en predicción de tendencias como Gerald Celente para imaginar que la marihuana producida en masa y estandarizada es lo que está por venir. La pregunta más importante es quién establecerá los estándares y controlará la calidad de la producción de marihuana a gran escala.

El cultivo doméstico es una de las respuestas. Al cultivar tu propio cannabis, independientemente de los motivos, controlas la calidad y, hasta cierto punto, la cantidad. Lamentablemente, incluso en lugares donde la venta de marihuana ha sido legalizada, las disposiciones sobre el cultivo doméstico legal suelen dejar bastante que desear. Los cultivadores domésticos legales suelen estar restringidos a un número de plantas de cannabis determinado. La autosuficiencia de marihuana no es fácil.

LAS DROGAS SON MALAS, ¿DE ACUERDO?

Muchos continuarán sintiendo la llamada de Cthulhu hasta que la marihuana se comercialice libremente. La categorización del comercio del cannabis como “contrabando” es una inyección de combustible de alto octanaje para el mercado negro. Al fin y al cabo, la marihuana es un cultivo comercial. Sin embargo, en todos los lugares donde la marihuana es legal, las bandas de criminales se quedan sin negocio. Irónicamente, la manera más eficaz de iniciar una guerra contra las drogas es legalizar el cultivo y la venta del cannabis. En la actualidad, la venta callejera de hierba forma parte de un inframundo que la mayoría de los consumidores intentan evitar como si fuese la otra dimensión de Stranger Things.

Fuente Royal Queen Seeds