LSD y LSA: ¿Cuál es La Diferencia?

EL LSD y el LSA no sólo suenan parecido, son hermanos químicos. El LSA es la contraparte natural del LSD sintetizado, tanto que Albert Hofmann, el padre del LSD, se quedó asombrado por su similitud estructural.

El LSA es un precursor del LSD. En química, un precursor es una sustancia que participa en una reacción química que produce otro compuesto. En otras palabras, antes de que el LSD sea LSD, en algún momento fue LSA. Desde esa perspectiva, el LSD se puede considerar como una forma más refinada de LSA.

Y aquí es donde reside la principal similitud – su estructura química. El LSA (amida de ácido d-lisérgico), también conocido como Ergina, contiene ácido lisérgico, que es el mismo ácido del LSD. Pero a parte de eso, son seres muy diferentes.

NATURAL VS. SINTÉTICO

El LSA se puede encontrar de manera natural en los bosques de este mundo, mientras que el LSD es producto de un extenso trabajo de laboratorio. El LSA se suele encontrar sobre todo en las semillas de la rosa lisérgica (Argyreia nervosa), también conocida como camilla de elefante, así como en las de la Ipomoea purpurea conocida como gloria de la mañana, manto de María, don Diego de día, campanilla morada, quiebra platos, etc, y una gran variedad de otras plantas. Tradicionalmente las semillas se suelen masticar para extraer el LSA que contienen.

Las semillas de Ipomoea se han utilizado, durante siglos, en las ceremonias de las tribus mexicanas. Ritualmente, las semillas de LSA se han utilizado como una forma de comunicarse con los dioses.

ESTRUCTURA PARECIDA, DIFERENTES EFECTOS

Fue el famoso científico Albert Hofmann, el descubridor del LSD, el primero en aislar e identificar el LSA a partir de unas semillas que le enviaron de América del Sur. Mientras que el efecto psicoactivo de las semillas era ampliamente reconocido, no fue hasta que Hofmann aisló los alcaloides cuando se vio claramente que la sustancia en cuestión era el LSA. Hasta ese momento, se pensó que sólo el hongo Claviceps purpurea tenía LSA.

Pero en realidad es sólo un pequeño giro estructural entre las moléculas en lo que consiste toda la diferencia. Al igual que la serotonina y la psilocibina están emparentadas químicamente, pero sus efectos farmacológicos difieren sustancialmente. De la misma manera, tanto el LSA como el LSD son psicodélicos, pero hay un océano de diferencias en cuanto a sus efectos. El subidón psicodélico de alto grado del LSD está marcado por una clara y cristalina energía mental.

El LSA, por otro lado, se suele consumir con todos los alcaloides que están presentes en las semillas, y que pueden ser bastante numerosos. Náuseas, vómitos, dolores de cabeza y gas son experiencias frecuentes. Aunque estos efectos no se pueden atribuir claramente al LSA, está claro que la carga corporal del LSA es mucho más pesada que la del LSD. Se suelen experimentar efectos sedantes y de sueño. En sus primeros auto-experimentos con el LSA, Hofmann informó de una sensación de somnolencia y un estado como de sueño.

En cuanto a la potencia, el LSD gana. EL LSD es psicoactivo en cantidades tan pequeñas como 20 µg, el LSA, al parecer, ofrece una experiencia de potencia media de alrededor de 500 µg. Se estima que la potencia del LSA es alrededor de entre la décima y la trigésima parte de la potencia de LSD.

Las dos moléculas comparten una composición química parecida, y de hecho, el LSA puede causar profundas experiencias alteradoras de la mente. Mientras que las transparentes, enérgicas y estimulantes cualidades del LSD no se pueden igualar, el LSA induce un trance sedado, como onírico, de cualidades introspectivas y enteógenas.

Con información de Zamnesia