Los mayores inversores en la industria de la marihuana son las compañías de alcohol y tabaco

La industria de la marihuana legal se está asociando con dos sectores que durante mucho tiempo han sido considerados sus competidores más feroces, las industrias del alcohol y el tabaco.

Según un informe de Quartz, “En 2018, la inversión de capital de riesgo de EE.UU. en empresas de cannabis superó los 900 millones de dólares. A partir del 8 de marzo, las inversiones estaban en camino de duplicarlas en 2019”.

En el informe se determinó que las empresas de cannabis con licencia realizaron un número sin precedentes de fusiones y adquisiciones en 2018, por un total de 15.000 millones de dólares. Las compañías de alcohol y tabaco representaron más de un tercio de esos negocios.

La mayor de todas las fusiones recientes, por valor de 4.000 millones de dólares, fue el grupo de Constellation Brands junto con Canopy Growth. Constellation hace vodka Svedka y cerveza Corona. Canopy Growth, un cultivador de cannabis canadiense, no sólo es la compañía de marihuana más grande del Canadá, sino también posiblemente la más grande del mundo. Las dos compañías están trabajando en la elaboración de nuevas bebidas con infusión de hierba.

La segunda asociación más grande involucró a Cronos y Altria, una fusión valorada en 1.400 millones de dólares. Cronos, también con sede en Canadá, cultiva hierba e invierte en compañías de marihuana. Altria es conocida por producir cigarrillos Marlboro. Juntas, las dos marcas están trabajando en el refinamiento de los dispositivos de vaporización, así como en la venta de porros pre rolados.

Las empresas farmacéuticas ocupan el tercer lugar por fusionarse o adquirir operaciones de cannabis.

Anteriormente muchos detractores de la marihuana hacían presión para evitar su legalización, pero con el paso del tiempo y la creciente popularidad de la marihuana sus posturas han ido cambiando.

El año pasado, el ex presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el republicano John Boehner, se unió a la junta de Acreage Holdings, una empresa de inversión de hierba. Durante su carrera en el Congreso, Boehner se opuso vehementemente a la legalización del cannabis mientras aceptaba donaciones de campaña de las compañías tabacaleras. En la actualidad, vende servicios de consultoría para inversiones en cannabis.