¿QUÉ ES LA PÁLIDA Y QUÉ HACER AL CUANDO LE DA A ALGUIEN?

¿QUÉ ES LA PÁLIDA Y QUÉ HACER AL CUANDO LE DA A ALGUIEN?
Rate this post

La mayoría de los fumadores nunca ha tenido la desgracia de padecer una pálida, afortunadamente para ellos. Aquellos que la han sufrido como consecuencia de haber fumado demasiado cannabis, describen sensaciones de paranoia, mareos y a veces náuseas.

¿QUÉ ES LA PÁLIDA Y QUÉ HACER SI TE SUCEDE A TI?

Todo el mundo sabe que nadie puede sufrir una sobredosis de cannabis, pero eso no significa que sea imposible consumir más de lo recomendable. Esta desagradable experiencia se conoce en los círculos de marihuana como “la pálida” o “un blancazo”. Sin duda alguna, no es lo peor que te puede pasar, pero en ese momento te puede parecer lo contrario.

Normalmente solo dura un par de horas y la sensación se puede remediar si encuentras una manera de relajarte. A menudo, los síntomas son peores si has consumido otras sustancias además de cannabis. Así que si has estado bebiendo o consumiendo cualquier otra cosa, al principio tómate la maría con calma.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE “LA PÁLIDA”?

Pálida o blancazo son los términos que se suelen utilizar cuando alguien se encuentra mal después de consumir demasiado cannabis. Ten en cuenta que incluso si sufres una pálida, descrita por algunos como “sobredosis de marihuana”, es físicamente imposible que nadie muera como resultado de consumir solo cannabis. Sin embargo, algunos síntomas de la pálida a tener en cuenta son:

Paranoia, miedo y ansiedad
Extremidades pesadas/falta de movilidad
Aumento de la frecuencia cardíaca
Escalofríos/sudores
Desorientación/falta de concentración
Malestar estomacal/náuseas

Los síntomas pueden durar desde 30 minutos hasta 6 horas; igual que un subidón normal de marihuana. Si el cannabis es la única sustancia que has consumido, entonces los síntomas desaparecerán por sí solos sin ninguna intervención profesional. Si también has bebido alcohol o consumido drogas duras, puede que necesites atención médica.

CÓMO PREVENIR LA PÁLIDA

Todo el mundo reacciona de una manera diferente al cannabis, así que algunas personas tienen más probabilidades de sufrir una pálida que otras. La mayoría de los que han fumado previamente, saben la cantidad que necesitan para alcanzar un subidón, y no, el peso corporal no es un factor en absoluto.

Si eres de la clase de personas que solo necesita un par de caladas para experimentar un subidón, no dejes que los demás te presionen para fumar más. Incluso si se burlan de ti por ser un “flojo”, piensa en lo vergonzoso que sería sufrir una crisis mental y empezar a vomitar en mitad de una fumada entre amigos. Con eso en mente, conoce tus límites y mantente firme.

Estar bien alimentado e hidratado antes de fumar, también puede prevenir un blancazo. Al igual que bebiendo alcohol con un estómago vacío, fumar hierba sin tener nutrientes en tu cuerpo, podría intensificar los efectos. Y hablando de alcohol, estar borracho o haber consumido medicinas con receta médica, podría conducir a una pálida si añades cannabis a la mezcla. Si tienes algo más en tu sistema, empieza siempre con una o dos caladas de marihuana y espera a ver cómo reacciona tu cuerpo.

También es importante tener mucho cuidado cuando se trata de comestibles. En ellos, los niveles de dosificación pueden ser muy difíciles de controlar, lo que frecuentemente conduce a la gente a consumir demasiado y tener un subidón bastante desagradable.

¿QUÉ HACER SI TÚ O ALGUIEN QUE CONOCES SUFRE UNA PÁLIDA?

Si alguna vez te encuentras en la situación en la que tú o a alguien que conoces, le da la pálida, realmente no hay mucho que puedas hacer, además de crear un ambiente relajado y esperar a que desaparezca. El pánico lo empeorará todo y hará que no puedas concentrarte.

Iluminación relajante, tu programa de televisión o música favorita, o incluso la meditación, son excelentes maneras de recuperarse de una pálida. Definitivamente mantente hidratado y no digas no a unos aperitivos, aportar nutrientes al cuerpo puede ayudar a calmarlo.

Si estás buscando una solución más rápida, hay algo que se conoce como el mito de la pimienta negra. Los estudios demuestran que la pimienta negra contiene beta-cariofileno, un aceite esencial en varias plantas que se puede usar para tratar la ansiedad. Los fumadores que tienen la tendencia a ponerse paranoicos, a menudo guardan algunas bolas de pimienta negra para masticar en caso de que las cosas se vayan de las manos. Desafortunadamente, la pimienta negra puede bajar los niveles de azúcar en sangre, así que los diabéticos e hipoglucémicos deberían mantenerse alejados de este método.

Como con cualquier tema de este tipo, la prevención es siempre mejor que tratar de resolver el problema una vez está presente. Recuerda fumar dentro de tus límites, mantenerte sano e hidratado y tener cuidado cuando mezcles cannabis con otras sustancias. Si es demasiado tarde para todo eso, simplemente mantén la calma, acuéstate y trata de sacarle el mejor partido a la situación. La pálida no durará para siempre y en cualquier momento volverás a tu estado de fumeta animado.

Fuente Zamnesia