La Cura Para El Abuso De Consumo De Marihuana Es la Marihuana, Estudio

Un estudio sugiere que una medicación a base de cannabis utilizada para tratar la esclerosis múltiple también podría ser un tratamiento eficaz para el trastorno por consumo de cannabis (también conocido como adicción al cannabis).

El estudio consistió en la administración de nabiximoles, una droga a base de cannabis, en forma de aerosol oral, a un grupo de participantes que luchaban contra el trastorno por consumo de cannabis. Después de tomar el aerosol durante 12 semanas, los participantes habían reducido significativamente su consumo de cannabis en comparación con el grupo de placebo.

«La mayoría de las personas del grupo de nabiximoles dejaron de consumir o redujeron drásticamente su consumo, tal vez hasta dos, tres, cuatro días al mes, mientras que en el grupo de placebo, encontramos que muchas personas continuaron consumiendo la mayoría de los días, cuatro, cinco, seis días[a la semana]», dijo Nicholas Lintzeris, autor principal del estudio, al The Sydney Morning Herald.

Estos resultados positivos tuvieron efectos duraderos para los participantes. Cuando los investigadores dieron seguimiento a los participantes 12 semanas después de que dejaron de tomar nabiximoles, muchos de los pacientes evitaron recaer en el uso de cannabis más fuerte.

«Lo que fue realmente alentador fue que pudimos demostrar que la mayoría de los pacientes usaron el medicamento durante un corto periodo de tiempo… y luego pudieron hacer esos cambios en sus vidas, dejar de tomar el medicamento y no recaer», aseguró Lintzeris. «Eso fue muy alentador porque creo que significa que tenemos un modelo de tratamiento viable.»

Sin embargo, hay al menos un inconveniente importante para este tipo de tratamiento para el trastorno por consumo de cannabis: el costo. Nabiximols no es barato. De hecho, puede costar a los pacientes de esclerosis múltiple 745 dólares australianos (523 dólares estadounidenses) por sólo seis a ocho semanas de tratamiento.

Aún así, el trabajo de Lintzeris es una «contribución importante» al estudio de la adicción al cannabis, dijo Michael Farrell, del Centro Nacional de Investigación sobre Drogas y Alcohol, que no participó en el estudio. Farrell cree que los investigadores pueden basarse en el trabajo de Lintzeris y desarrollar un tratamiento más asequible para el trastorno por consumo de cannabis.

«Creo que necesita más investigación antes de que se traduzca automáticamente a la práctica, pero eso no significa que se puedan desarrollar otras formas posiblemente más asequibles de este tipo de medicamentos», aseguró Farrell.

La marihuana medicinal ya está siendo considerada como un tratamiento para otros tipos de adicción, como el alcoholismo y el trastorno por uso de opiáceos. Sin embargo, este nuevo estudio parece estar entre los primeros en mostrar que la marihuana medicinal podría ayudar a las personas con hábitos de abuso de cannabis.