Islandia sabe cómo detener el abuso de drogas en los adolescentes, el resto del mundo debería escucharlo

En Islandia, el tabaquismo, el consumo de alcohol y el consumo de drogas en los adolescentes se han reducido radicalmente en los últimos 20 años. Emma Young, de Mosaic Science, escribió cómo lo hicieron.

Hace veinte años, los adolescentes islandeses estaban entre los jóvenes que bebían más en Europa. Hoy es exactamente lo contrario.

¿Cómo lo hizo Islandia?

El cambio dramático, radical y basado en la evidencia, se basó mucho en lo que podría llamarse el sentido común forzado.

“Este es el estudio más notablemente intenso y profundo del estrés en la vida de los adolescentes que he visto”, dijo Harvey Milkman, un profesor de psicología estadounidense que enseña en la Universidad de Reykjavik.

“Estaba en el ojo de la tormenta de la revolución de la droga”, dijo Milkman, quien realizó una pasantía en el Hospital Psiquiátrico Bellevue de la ciudad de Nueva York a principios de los años setenta. “LSD ya estaba, y mucha gente fumaba marihuana. Y había mucho interés en por qué la gente tomaba ciertos medicamentos “.

En el Metropolitan State College de Denver, Milkman fue fundamental en el desarrollo de la idea de que la gente se estaba adicto a los cambios en la química del cerebro.

“La gente puede ser adicta a la bebida, los coches, el dinero, el sexo, las calorías, la cocaína, lo que sea”, dijo Milkman. “La idea de la adicción al comportamiento se convirtió en nuestra marca”.

Esa idea engendró otra: “¿Por qué no orquestar un movimiento social en torno a las elevaciones naturales: alrededor de personas que se elevan en su propia química cerebral -porque me parece obvio que la gente quiere cambiar su conciencia- sin los efectos deletéreos de las drogas?”

En 1992, su equipo en Denver había ganado una subvención gubernamental de 1,2 millones de dólares para formar el proyecto Self-Discovery, que ofrecía a los adolescentes alternativas naturales a las drogas y al crimen.

“No les dijimos a ellos que iban a recibir tratamiento”, explicó. “Te dijimos que te enseñaremos cualquier cosa que quieras aprender: música, danza, hip hop, arte, artes marciales”.

La idea era proporcionar una variedad de alteraciones en su química del cerebro y darles lo que necesitaban para lidiar mejor con la vida.

Al mismo tiempo, recibieron entrenamiento de habilidades para mejorar sus pensamientos sobre sí mismos y cómo interactuaron con otras personas.

En 1991, Milkman fue invitado a Islandia para hablar sobre sus hallazgos e ideas y pronto se convirtió en consultor del primer centro residencial de tratamiento de drogas para adolescentes en Islandia, donde trabajó con la investigadora de la Universidad de Islandia, Inga Dóra Sigfúsdóttir.

En 1992, los adolescentes de todas las escuelas de Islandia llenaron cuestionarios sobre su consumo de drogas y alcohol, lo que fue sorprendentemente alto. El proceso se repitió en 1995 y 1997.

Utilizando los datos de la encuesta, se introdujo un nuevo plan nacional, Youth in Iceland, en el que participaban estrechamente las escuelas y los padres a través de las organizaciones, que por ley debían establecerse en todas las escuelas.

Los padres fueron alentados a pasar una cantidad de tiempo con sus hijos en lugar de ocasionales “tiempo de calidad”, y para hablar con sus hijos acerca de sus vidas, explicó Inga Dóra.

El financiamiento estatal se incrementó para deportes organizados, música, arte, danza y otros clubes, para dar a los adolescentes maneras alternativas de sentirse parte de un grupo. Los niños de familias de bajos ingresos recibieron ayuda para participar.

¿Podría el modelo de Islandia trabajar en otros países?

Claramente, muchos países tienen desafíos diferentes a los Islandia tiene.

Por ejemplo, en México,  el consumo de alcohol en jóvenes de entre 15 y 19 años de edad representa alrededor del 37.1 por ciento del consumo total de alcohol, esto según cifras que aporta el Centro de Ayuda al Alcohólico y sus Familiares (CAAF). Estadísticas asombrosas.

En México la población es de más de 122 millones de personas frente a 330 mil que hay en Islandia. En México hay cientos de pandillas de la cuales muchos jóvenes forman parte de ellas, y muchas están relacionadas con carteles de la droga versus prácticamente ninguna pandilla en Islandia. Miles de jóvenes sin hogar en el país frente a sólo un puñado en Islandia.

Además de la idea de control gubernamental, que los jóvenes tienden a despreciar. En Islandia, la relación entre las personas y el estado permitió el éxito del programa y, en el proceso, acercó a las familias y ayudó a los adolescentes a ser más sanos en todo tipo de formas.

Habrá que ver cuántos países tienen el valor y los recursos para llevar acabo un programa de este tipo.