Hallan evidencia de que se fumaba Cannabis en China desde hace 2500 años

China Cannabis

Hace unos 2.500 años, los familiares se congregaban en un cementerio de lo que hoy es el oeste de China para inhalar los vapores de las plantas de cannabis que se quemaban en pequeños contenedores de madera. Los altos niveles del compuesto psicoactivo THC, habrían inducido estados alterados de conciencia.

La evidencia de esta práctica proviene del Cementerio Jirzankal en las Montañas Pamir de Asia Central, dice un equipo dirigido por el arqueólogo Yimin Yang de la Universidad de la Academia de Ciencias de China en Beijing. Los residuos químicos en los quemadores de madera desenterrados en las tumbas proporcionan algunas de las pruebas más antiguas hasta la fecha de fumar o inhalar vapores de cannabis, según informan los investigadores en la edición en línea del 12 de junio de la revista Science Advances. El equipo especula que los rituales destinados a comunicarse con los muertos o con un mundo de espíritus probablemente incluían fumar cannabis.

Se han encontrado restos de cannabis de edad comparable en otras tumbas de Asia central, incluido un yacimiento en las montañas Altai de Rusia, situado a unos 3.000 kilómetros al noroeste de las montañas Pamir. Pero los descubrimientos en el Cementerio Jirzankal ofrecen una visión sin precedentes de cómo se usó inicialmente el cannabis como sustancia que altera la mente, señalan los investigadores. Los asiáticos orientales cultivaron cannabis desde hace por lo menos 6.000 años, pero sólo para consumir las semillas oleaginosas de las plantas y hacer ropa y cuerdas con fibras de cannabis. Las variedades tempranas de cannabis cultivadas en Asia oriental y otros lugares, como la mayoría de las formas silvestres de la planta, contenían bajos niveles de THC y otros compuestos que alteran la mente.

Algunas de las primeras pruebas de personas que fuman marihuana provienen del historiador griego Herodoto, quien escribió sobre el consumo de cannabis hace unos 2.500 años en las estepas de Asia Central, a unos 2.000 kilómetros al oeste de las montañas del Pamir. Pero la determinación de cuándo y dónde se desarrollaron por primera vez las plantas de cannabis con alto contenido de THC y qué personas fumaron cannabis por primera vez ha eludido por mucho tiempo a los científicos.

Crucialmente, los pasos montañosos de gran altitud de Asia Central y Oriental, incluida la región del Pamir, albergaban las rutas comerciales de la antigua Ruta de la Seda, que unía a China con Asia Occidental y Europa, dice el arqueobotánico y coautor del estudio Robert Spengler, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia de la Humanidad en Jena, Alemania. «Nuestro estudio implica que el conocimiento del hábito de fumar cannabis y las variedades específicas de la planta de cannabis con alto contenido de THC se encuentran entre las tradiciones culturales que se extienden a lo largo de las rutas de intercambio de la Ruta de la Seda», dijo Spengler en una conferencia de prensa celebrada el 11 de junio.

Los hallazgos arqueológicos indican que muchas prácticas de entierro se habían extendido por Asia Central y Oriental hace unos 2.500 años. Así que fumar cannabis en las ceremonias junto a la tumba era probablemente parte de ese proceso, dice el arqueólogo Michael Frachetti de la Universidad de Washington en San Luis, que no participó en el nuevo estudio. «En ese momento, la primera Ruta de la Seda conectaba a las poblaciones de Pekín con Venecia», dice.

Dados los nuevos hallazgos, los sitios de las Montañas Altai merecen un escrutinio más cercano para encontrar pistas sobre los orígenes del consumo de cannabis, agrega el arqueólogo David Anthony del Hartwick College en Oneonta, Nueva York.

En apoyo a la región del Pamir como una antigua encrucijada, análisis químicos anteriores de huesos y dientes humanos del Cementerio Jirzankal indicaron que 10 de los 34 individuos examinados habían crecido fuera del área. Los objetos colocados en algunas tumbas Jirzankal, como telas de seda del este de China y un tipo de arpa de Asia Occidental, sugieren que personas de culturas muy extendidas viajaron a Asia Central.

El Cementerio Jirzankal se encuentra a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar. Sobre la superficie del sitio hay franjas de piedra blanca y negra. Los montículos circulares de tierra cubren las tumbas, que están recubiertas por uno o dos anillos de piedras.

El equipo de Yang identificó una firma química de cannabis en material vegetal carbonizado de 10 quemadores de madera, o braseros, encontrados en ocho tumbas Jirzankal. Se encontraron signos químicos de un nivel inusualmente alto de THC dentro de nueve braseros y en dos piedras que habían sido calentadas y utilizadas para quemar plantas en los braseros.

Aún así, esas antiguas plantas habrían desencadenado efectos psicoactivos menos poderosos que las actuales plantas de cannabis criadas específicamente para niveles altos de THC, señaló Spengler.

No se sabe si las personas que enterraron a sus muertos en el Cementerio Jirzankal cultivaban plantas de cannabis con alto contenido de THC o si encontraron una variedad psicoactiva que crecía en estado silvestre. En cualquier caso, la inhalación de cannabis como parte de los rituales de sepultura que alteran la mente probablemente comenzó milenios antes de que los asistentes se reunieran en las tumbas de Jirzankal, sospecha Frachetti.