Cannabis Se Usaba En Israel Para Ritos Religiosos Desde Hace Más De 2700 Años

Si se trata de tener más datos curiosos para aprender sobre el cannabis, ahora podemos agregar a la lista su uso ritual en un sitio bíblico en Israel.

En 1963, se encontraron dos altares de piedra caliza en la entrada al “Lugar Santísimo” de un santuario en el valle de Beersheba, en Tel Arad de Israel, un montículo arqueológico ubicado al oeste del mar Muerto y rodeado de montañas conocidas como la llanura Arad.

El sitio está dividido en una ciudad baja y una colina superior. Dentro del sitio, hay un santuario dedicado a Yahveh, el nombre hebreo de Dios usado en la Biblia.

El análisis de los materiales en dos altares, ahora alojados en el Museo de Israel, en Jerusalén, encontró que contenían cannabis y olíbano, un incienso aromático, según un estudio publicado en la revista Tel Aviv.

Esta es la primera vez que se identifica evidencia física de cannabis en el antiguo Cercano Oriente, según los autores del estudio.

“Sabemos por todo el Cercano Oriente Antiguo y en todo el mundo que muchas culturas utilizaron materiales e ingredientes alucinógenos para entrar en algún tipo de éxtasis religioso”, dijo el autor principal Eran Arie, curador de Arqueología de la Edad del Hierro y los períodos persas en El Museo de Israel, en Jerusalén.

“Nunca pensamos en que en Judá se participara en estas prácticas de culto. El hecho de que hayamos encontrado cannabis en un lugar de culto oficial de Judá dice algo nuevo sobre el culto de Judá”, dijo Arie. El hallazgo del estudio sobre el olíbano también proporcionó información adicional sobre los ingredientes utilizados en el incienso de Jerusalén, agregó.

Varias otras culturas, como la tribu Gaddi, de los Himalaya; el reino Buganda, de África, y el Tenetehara, de Brasil, han usado el cannabis de forma recreativa y para el éxtasis en ceremonias de culto, según estudios previos.

Algunas tribus también usaban cannabis con fines medicinales, según el estudio. Una investigación, de 1993, sobre los materiales de los restos de una adolescente, que murió durante el parto en una antigua cueva en Jerusalén. encontró que el cannabis probablemente se usaba para reducir el dolor en el parto.

“Lo que más me llama la atención es que el cannabis se usó junto con el olíbano, en lugar de mezclarse con olíbano u otros productos vegetales identificables”, dijo Robert C. Clarke, un investigador etnobotánico independiente que no formó parte del estudio. “Esto implica que había connotaciones independientes especiales asignadas al uso de cada sustancia vegetal”.

Historia de un sitio bíblico

Tel Arad fue excavado entre 1962 y 1967 por el fallecido arqueólogo Yohanan Aharoni, en nombre del Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Las excavaciones revelaron dos fortalezas cuadradas superpuestas que se remontan del siglo IX a principios del siglo VI a. C. que custodiaban la frontera sur del reino de Judá. Se descubrieron más hallazgos, incluidos ostracas hebreas (piedras con escritos) y el santuario.

El santuario de Arad fue descubierto después de que Aharoni descubriera una cella, una pequeña habitación con objetos de culto. El santuario está ubicado en la esquina noroeste de la fortaleza y mide aproximadamente 12 metros de ancho y casi 20 metros de profundidad. Tiene cuatro áreas: un patio abierto cercado; un área de almacenamiento, al norte del patio; una sala principal, al oeste del patio y almacenes; y una pequeña cella, al oeste del salón principal.

Investigaciones anteriores sugirieron que el santuario fue construido y utilizado desde alrededor de 750 a. C. hasta 715 a. C., menos de medio siglo. Alrededor de este tiempo, Judá se componía principalmente de asentamientos rurales. Se consideraba que la cella era el corazón del santuario, llamado así “el Lugar Santísimo”.

El santuario de Arad y el Primer Templo de Jerusalén, construido en algún momento alrededor del siglo X a. C., son arquitectónicamente similares, según el estudio, considerando el eje este-oeste sobre el cual ambos están construidos y cómo se dividen las áreas, una imagen que podría aludir a similitudes en los rituales de culto realizados en estas estructuras, agregó el estudio.

De acuerdo con investigaciones anteriores, el santuario puede haber sido enterrado por razones rituales o por el deseo de protegerlo de los peligros de la ocupación y destrucción asirias, según el estudio.

En 1963, se encontraron los altares de piedra caliza entre el salón principal y la cella. Alrededor de este tiempo, el Museo de Israel estaba en construcción en Jerusalén. Las escaleras, el piso y los muebles originales del santuario fueron transferidos a una exposición en el museo, en 1965, y de 2007 a 2010 la exposición se trasladó a una nueva galería.

“Este fue el punto en el que me di cuenta por primera vez que el verdadero olíbano realmente se quedó allí”, dijo Arie.

Debido a que las paredes del santuario no estaban intactas en el museo, el museo decidió reconstruir la pared con piedras de Tel Arad para promover la importancia de la exposición. Aunque las excavaciones fueron hace más de 50 años, algunos estudios de los materiales que quedaron en los altares no han sido concluyentes y no se han emitido informes finales.

Hace aproximadamente dos años, Arie se dio cuenta del potencial de las técnicas modernas para arrojar más luz sobre los materiales utilizados y los rituales realizados en el santuario.

Cannabis para ceremonias de culto

Los investigadores no estaban seguros de la naturaleza de los rituales o prácticas de culto para las que podrían haberse usado las sustancias, pero pudieron probar los materiales.

Se tomaron pequeñas muestras de los materiales en los altares con un bisturí y se conservaron en papel de aluminio. Para corroborar los resultados y evitar la contaminación cruzada, se repitieron las pruebas en dos laboratorios del Instituto de Tecnología de Israel, en Haifa, y la Universidad Hebrea de Jerusalén, Givat Ram.

La cromatografía líquida y la cromatografía de gases, dos métodos modernos y principales para identificar los cannabinoides, también se utilizaron.

El material del pequeño altar contenía residuos de cannabinoides, incluidos el cannabidiol (CBD), el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabinol (CBN), el subproducto del THC cuando el THC se degrada.

El material sobre el pequeño altar del santuario contenía compuestos de cannabis y heces de animales.

Los ácidos grasos encontrados en el material se atribuyeron a fuentes de mamíferos, especialmente porque se descubrieron hormonas animales como el colesterol y la testosterona junto con los ácidos grasos. También hubo evidencia de heces de mamíferos.

CBD y THC son los compuestos psicoactivos del cannabis, los que alteran el estado mental o físico de una persona. Sin embargo, el CBD y el THC derivan de los cannabinoides ácido tetrahidrocannabinólico (THCA) y ácido cannabidiólico (CBDA). El THCA y el CBDA deben calentarse antes de liberar los compuestos activados, potentes y psicoactivos que se encuentran en el pequeño altar y que las personas conocen hoy en día.

Una vez que el cannabis y las heces de los animales se incendian, los desechos podrían haber permitido una quemadura lenta y de baja temperatura que propiciara la inhalación grupal, sugirió el estudio.

Según la investigación, estos hallazgos sugirieron que el cannabis se quemó para un papel psicoactivo como parte de un ritual, ya que se ha documentado el uso de sustancias alucinógenas para fines de culto en el antiguo Cercano Oriente.

También se descubrieron terpenoides, que determinan el aroma de flores, frutas y hierbas. Dado que el olor similar al cannabis está disponible en muchas plantas, los autores concluyeron que el cannabis no fue importado por su olor o cualidades terapéuticas, sino por sus “habilidades que alteran la mente”.

“Si realmente quisieras solo el olor o la fragancia del cannabis, podrías haber quemado salvia”, dijo Arie. “Solo cuando se está quemando cannabis se liberan al aire [los ingredientes psicoactivos]. Por lo tanto, no es una cuestión de olor como el olíbano; se trata del éxtasis y los efectos alucinógenos de la quema de cannabis”.

Se desconoce cómo llegó el cannabis a Tel Arad, pero dado que no se conocen semillas de cannabis o restos de polen en sitios arqueológicos en el antiguo Cercano Oriente, el cannabis probablemente se importó en forma de hachís, extractos de cannabis que se comprimen.

“Como se muestra en este estudio, ahora se puede agregar a Judá del siglo VIII a los lugares donde tuvieron lugar estos rituales”, dijo el estudio.

El olíbano, identificado en contextos de culto

Encima del gran altar había terpenoides, o compuestos orgánicos, y más ácidos grasos. Los terpenoides están asociados con la resina de olíbano, mientras que los ácidos grasos, también acompañados por hormonas, probablemente también provenían de la grasa de los mamíferos.

La resina de olíbano es una descarga de plantas de color amarillento a rojo fragante producida por la corteza cortada de los tipos de árboles Boswellia, que crecen naturalmente en África y el sur de Arabia.

El olíbano era muy valioso, según el estudio, como se refleja en la Biblia cuando el precio del incienso a menudo se compara con el oro y las piedras preciosas, descrito como un tesoro real y celebrado por su fragancia. También era apreciado en Asiria, Babilonia y Persia, y los autores atribuyeron el alto precio a los esfuerzos necesarios para su importación a regiones exigentes.

La participación de Judá en el comercio del sur de Arabia y la posterior presencia de Asiria en Tel Arad a fines del siglo VIII a. C. podrían haber contribuido al movimiento del olíbano en el área.

El olíbano también puede haber sido usado para ceremonias de culto; el descubrimiento en Arad es la primera identificación de la sustancia utilizada en dicho contexto. La grasa animal presente puede haber permitido que el olíbano se queme a una temperatura más alta, que es necesaria para que el se evapore y libere su fragancia. El olíbano es un componente del incienso que se quemó en el Templo de Jerusalén por su aroma.

El alto precio del olíbano implicaba que el fuerte de Arad era una institución oficial de cierta distinción, según el estudio, propiedad del Reino de Judá. Como parte del reino, los residentes de la fortaleza posiblemente tenían los recursos para obtener dichos materiales estimados.

Los autores sostuvieron que las sustancias descubiertas en este estudio podrían servir como una fuente extrabíblica para identificar el olíbano utilizado en las prácticas de culto en Arad y en otras partes de Judá.

Con información de CNN