Entró a una casa abandonada para fumar marihuana y se encontró con un tigre

Un individuo pensó que había encontrado el escondite perfecto para que nadie lo descubriera mientras fumaba marihuana. Nada podía salir mal: la casa estaba abandonada hacía un tiempo y fumar allí le permitiría evitar algún encontronazo con la policía, además estaría tranquilo ya que nadie habita el hogar. Pero cuando entró se llevó un susto que jamás va a olvidar. Dentro de la casa, en una jaula tapada por unos baldes había un enorme tigre.

Sucedió el pasado lunes, en Houston, Estados Unidos y de inmediato los medios y los usuarios de las redes sociales se hicieron eco de la insólita noticia. “Un ciudadano preocupado llamó al 311 (el número para denunciar casos que no son urgentes). Aseguró que estaba tratando de entrar en una casa para fumar marihuana. Nosotros le preguntamos si estaba bajo los efectos de la droga o si efectivamente había visto a un tigre. Insistió en que en esa casa, que estaba vacía desde hace un tiempo estaba el animal enjaulado”, indicó el sargento Jason Alderete, del departamento de Policía de la ciudad al canal ABC.

Las autoridades están investigando quién es el dueño del animal y quién lo dejó en el garage de la casa, dijo Kese Smith, vocero de la Policía de Houston. Tampoco está claro quién es el propietario de la vivienda y qué cargos, si corresponde, se presentarán. Según informó el Washington Post, el estado de Texas permite poseer un tigre con los permisos adecuados, pero es ilegal en Houston. ​

El animal se encontraba en buen estado, no quiso atacar a nadie y, según explicaron los especialistas que asistieron al animal, era amigable y se notaba que recibía alimentación regularmente. Sin embargo su cautiverio era terrible ya que estaba encerrado en una jaula demasiado pequeña, que tampoco contaba con las medidas de seguridad necesarias como para que no se escapara.

Al llegar al lugar, el equipo especial dedicado a animales salvajes no lo dudó y sedó al tigre para evitar riesgos. Luego, fue transportado a un refugio de animales de la ciudad, donde lo colocaron temporalmente en un corral de caballos separado de otros animales. Se espera que para el jueves sea ubicado en un “santuario de vida silvestre en Texas”, según apuntó Lara Cottingham, vocera del Departamento de Asuntos Regulatorios y de Administración de la ciudad.

Cottingham explicó que desgraciadamente no es la primera vez que le toca enfrentar una de estas situaciones: “Mucha gente cree que es lindo tener a un tigre o a animales exóticos como mascotas. Lo que generalmente termina pasando es que ese animal que empezó siendo un adorable cachorro crece y se convierte en una bestia enorme que es muy cara, peligrosa y difícil de mantener. Así que es por eso que muchos de estos animales son abandonados o olvidados en muy malas circunstancias”.