Cómo Preparar Gomitas De Cannabis

Cocinar con cannabis es una experiencia divertida. Se pueden crear delicias que no solo saben bien, sino que además te dan esa sensación tan especial. La siguiente es una receta para para preparar gomitas de cannabis.

Las gomitas son probablemente el comestible más sencillo que puedes preparar en casa. Solo llevan zumo o fruta batida, sin el azúcar procesado de los caramelos tradicionales. Si calculas bien la dosis, podrás incluso obtener tu ingesta diaria recomendada de fruta y THC.

Con una gran selección de moldes disponible, podrás hacer ladrillos o robots, ositos o gusanos, o todo a la vez. Te encontrarás en el paraíso de las golosinas con una bolsa llena de diferentes colores y sabores. Cada una de ellas con su dosis personalizada de cannabinoides. Las gominolas facilitan la microdosificación, y permiten que los consumidores con fines medicinales puedan explorar su umbral terapéutico.

Los comestibles son una estupenda forma de obtener el máximo efecto de los cannabinoides. La descarboxilación, seguida de la ingesta y digestión del cannabis, produce unos resultados muy potentes. Algunas personas evitan los comestibles porque su subidón puede resultar excesivo. Otros los prefieren por el mismo motivo. Si te excedes con los comestibles, la posibilidad de experimentar una gran atracción hacia el sofá es innegable. Lo que no es necesariamente malo, ya sabes a qué nos referimos.

MANOS A LA OBRA

Estas gomitas clásicas estarán listas tras una hora de preparación y cocción, y otras 3-4 horas más de tiempo de enfriamiento. El número de porciones puede variar, ya que depende del tamaño del molde utilizado, ¡y de la cantidad de gominolas que necesites para alcanzar tu colocón óptimo! Y, recuerda, ten cuidado con los utensilios calientes.

INGREDIENTES

  • Tintura de cannabis de tu elección, con o sin alcohol (puedes utilizar una rica en THC/CBD, o una mezcla de ambas)
  • 1350ml de zumo o pulpa de fruta 100% natural (por ejemplo, pulpa de mango o bayas)
  • 4 cucharadas de gelatina en polvo (también se puede usar un sustituto vegano como el agar en polvo)
  • 3 cucharadas de miel (o jarabe de agave para la versión vegana)

UTENSILIOS

  • Moldes para gominolas
  • Cacerola mediana
  • Batidor
  • Jeringa o pipeta (esa especie de gotero grande que viene con algunos kits de gominolas)
  • Plástico para envolver alimentos

PROCESO

Paso 1: Pon el zumo o la pulpa en la cacerola. Calienta a fuego medio revolviendo continuamente. Solo tendrás que calentarla un poco. La gelatina no funciona si está demasiado caliente. Además, los cannabinoides y terpenos podrían empezar a degradarse.

Paso 2: Añade la cantidad de tintura que quieras y mezcla bien. Nota: Tendrás que hacer algunos cálculos. La cantidad de tintura dependerá de su potencia en primer lugar. Por lo general, es suficiente con tres o cuatro cucharadas, pero esto podría variar. Si utilizas cogollo de calidad, el resultado será mejor que con una tintura hecha a partir de recortes.

Paso 3: Bate sin parar a la vez que añades lentamente la gelatina. La palabra clave es lentamente. La gelatina suele volverse grumosa si se añade demasiado rápido.

Paso 4: Añade miel, una cucharada cada vez, y ve probando. Regula el dulzor para crear golosinas personalizadas a tu gusto.

Paso 5: Utiliza la jeringa para rellenar los moldes. Es mucho más limpio que verter la mezcla o usar una cuchara.

Paso 6: Refrigera durante 3-4 horas. Después, saca las gominolas del molde y ponte morado. Bueno, mejor no. Para obtener la dosis adecuada, lo mejor es comer solo una y esperar una hora de prueba.

ALMACENAMIENTO

Almacenamiento Gominola De Cannabis

Guarda tus gominolas en un recipiente hermético, o en un bol cubierto con film, en el frigorífico. Duran mucho tiempo, pero es mejor consumirlas en un plazo de dos semanas para obtener los mejores resultados. Si es que te duran dos semanas, claro.

Fáciles de preparar y deliciosas, saludables y repletas de beneficiosos cannabinoides, estas golosinas de marihuana se colocarán directamente en las posiciones privilegiadas de tu menú de comestibles. Mantenlas fuera del alcance de los niños, pero deja que los niños grandes las disfruten.

Con información de Zamnesia