¿CANNABIS COMO TRATAMIENTO CONTRA EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO?

¿CANNABIS COMO TRATAMIENTO CONTRA EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO?
Rate this post

No cabe duda alguna acerca de los beneficios medicinales del cannabis para el tratamiento de diferentes dolencias. Enfermos con dolor crónico, ansiedad y depresión, llevan consumiendo cannabis mucho tiempo, en ocasiones con resultados asombrosos. Entonces, ¿podría administrarse marihuana para tratar el TOC? ¡Vamos a averiguarlo!

Mientras la investigación en lo que se refiere al uso terapéutico del cannabis sigue su curso, incluso científicos de reconocido prestigio están ahora de acuerdo en los beneficios medicinales de la planta. Junto con la eficacia demostrada por el cannabis para contribuir al tratamiento de dolencias físicas como el dolor crónico, también se ha probado su potencial en el tratamiento de una diversidad de problemas psicológicos, desde la depresión y la ansiedad hasta el trastorno por estrés postraumático. Entonces, ¿puede ser efectivo el cannabis también para el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)?

PSICODÉLICOS PARA TRATAR TRANSTORNOS MENTALES

El uso de estupefacientes y psicodélicos para tratar trastornos mentales como el TOC no es nuevo. La psilocibina, el compuesto activo de las setas mágicas, se ha estudiado recientemente como ingrediente para aliviar los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

Varios trabajos de investigación han explorado la efectividad de la psilocibina sobre el TOC, obteniendo fundamentalmente resultados positivos. Uno de esos estudios, realizado en la Universidad de Arizona, administró periódicamente psilocibina a pacientes con TOC. No solamente se demostró que el tratamiento es seguro, sino que además se observó una significante reducción en la gravedad de los síntomas en pacientes de TOC.

Lógicamente, esto nos lleva a preguntarnos si el cannabis también puede ser una solución eficaz para los pacientes con TOC. Pero antes de profundizar en este asunto, analicemos qué es el TOC en realidad.

¿QUÉ ES EL TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (TOC)?

A día de hoy, no es extraño oír a alguien decir que padece TOC. Contrariamente a lo que se suele creer, esas personas se entregan a la limpieza y el orden. En realidad, el TOC no es sólo un rasgo peculiar de la personalidad. De hecho, puede ser una afección muy grave, afectando enormemente a la vida diaria de quienes la padecen.

El TOC a menudo se presenta con síntomas que incluyen comportamiento obsesivo, compulsiones y ansiedad grave. Para algunos enfermos de TOC, las obsesiones (continuas reflexiones sobre pensamientos desencadenantes) pueden ser tan severas que son incapaces de trabajar, interactuar socialmente o relacionarse.

Las obsesiones irracionales son normales, pero las compulsiones son la forma más común en la que este desorden se manifiesta. Éstas incluyen comportamientos repetitivos que, se creen, sirven como mecanismos de copia para obsesiones problemáticas. A menudo, el instigador subyacente del TOC es el miedo, o mejor dicho, el miedo a las consecuencias. Por ejemplo, alguien que puede estar obsesionado con los gérmenes y enfermedades porque temen que puedan ser perjudiciales para ellos mismos o sus seres queridos. Este miedo conduce a menudo a lavarse las manos de forma compulsiva y a la angustia por tocar pomos de puertas, por ejemplo.

Otra preocupación entre los enfermos con TOC, es verse desbordados por pensamientos mórbidos que impliquen vivir con miedo de sufrir lesiones por accidentes que les afecten a ellos mismo o a otros a su alrededor. Esto puede ser realmente negativo para el estilo de vida de estos pacientes. A día de hoy, el TOC se trata normalmente con una combinación de terapia cognitivo-conductual (TCC), psicoterapia y medicación. Los doctores a menudo prescriben medicamentos ansiolíticos y antidepresivos, debido a que el TOC se considera técnicamente un trastorno de ansiedad.

¿CÓMO PUEDE AYUDAR EL CANNABIS EN EL TRATAMIENTO DEL TOC?

Empecemos con algunas advertencias: el cannabis no es útil para todo el que sufre TOC. El TOC se manifiesta de manera muy diferente dependiendo de la persona que lo sufra. Aunque mucha gente con TOC descubre que el cannabis les puede ayudar a relajarse y a liberarse de sus obsesiones por un momento, otros no perciben cambio alguno en sus síntomas o incluso pueden ir empeorar con el consumo.

Para trabajar eficazmente, puede ser práctico entender que el nivel de experiencia y la paciencia juegan un papel muy importante en cualquier medicación, tratamiento o terapia con cannabis. Algunas variedades de marihuana tienen unos efectos completamente opuestos a otras, por lo que es importante determinar la proporción justa entre THC y CBD a administrar para tratar a un paciente con TOC de forma efectiva.

VARIEDADES ÍNDICA VS. SATIVA PARA TRATAR EL TOC

El miedo y la ansiedad son el origen de este trastorno. A diferencia de ser perseguido por un animal salvaje o estar físicamente enfermo, el TOC se perpetúa debido a pensamientos irracionales que de ningún modo ayudan a los que lo padecen. Como tal, los desencadenantes del TOC son impredecibles y varían de una persona a otra. En estos casos, las variedades índicas más relajantes probablemente puedan proporcionar alivio.

¿Y QUÉ PASA CON LAS SATIVAS?

Las sativas producen un potente colocón cerebral que a veces puede provocar o exacerbar la ansiedad y la paranoia. Es el motivo por el que las sativas no son aconsejables para quienes padecen desórdenes de ansiedad.

Las variedades índicas poseen unos efectos únicos en comparación con las sativas. Estas variedades producen un relajante efecto corporal que “te frena” en vez de estimular tu mente, como haría una sativa.

Pero tampoco las índicas son ideales en cualquier situación. Las variedades más potentes a veces pueden causar somnolencia, por lo que no son necesariamente óptimas para aquellos que necesiten medicarse durante el día.

CBD VS. THC

Otra diferencia entre las variedades de marihuana es su contenido de THC y CBD. El THC es el principal componente psicoactivo del cannabis, responsable de inducir efectos psicoactivos. El CBD es igualmente muy potente, pero es un cannabinoide no psicoactivo, que trabaja en sinergia con el THC mediando en los resultados psicoactivos. El CBD, debido a sus beneficios medicinales, es una sustancia no psicoactiva más utilizada como sustancia medicinal que como sustancia recreativa con la que colocarse.

Para pacientes con ansiedad, es recomendable elegir una variedad CBD en lugar de una más rica en THC. Es interesante mencionar que muchos usuarios aseguran que los efectos del THC alivian su ansiedad. Aunque estos informes son anecdóticos, la euforia experimentada después de ingerir THC puede ayudar a los enfermos de TOC con depresión latente o circunstancial.

THC

El THC es el principal componente psicoactivo del cannabis, y el cannabinoide más abundante producido por la planta. El THC es responsable de inducir el típico “subidón” experimentado cuando se fuma hierba. Sin embargo, la ciencia aún no ha llegado a una conclusión respecto a la relación entre THC y ansiedad. Algunos afirman que el THC les ha ayudado a combatir sus crisis, mientras otros dicen que ha provocado un empeoramiento de sus síntomas. Como con los medicamentos con receta, no todas las opciones son ideales para todos los pacientes.

Se han realizado algunos estudios para comprobar los efectos ansiolíticos del THC, pero sus resultados no son concluyentes. En uno de esos casos, la mitad de los participantes de un estudio informó de que el THC suavizó sus síntomas, mientras la otra mitad afirmaba lo contrario.

CBD

Si has descubierto que las variedades ricas en THC no funcionan a la hora de tratar el TOC, siempre puedes probar las variedades ricas en CBD, el cual posee propiedades relajantes muy leves y se dice que tiene un gran potencial como ansiolítico y antipsicótico. Gracias a estas propiedades, las compañías farmacéuticas están ahora fuertemente involucradas en la investigación del THC.

Algunos estudios sugieren que el CBD es también una sustancia “anticompulsiva” que puede tratar eficazmente comportamientos obsesivos-compulsivos. Al igual que gran parte de la investigación del CBD, hasta ahora estos estudios solo se han desarrollado en ratas y ratones. Para poder confirmar cualquier dictamen es necesaria una mayor investigación científica que sea revisada por expertos en TOC.

La parte buena es que no tienes que esperar años para comprobar si el CBD es adecuado para ti. Aunque aún no está totalmente regulado, el CBD es legal en muchos países y se puede adquirir en forma de suplemento alimenticio.

EMPEZAR CON PEQUEÑAS DOSIS DE THC

El consejo probado a lo largo del tiempo de empezar con dosis bajas de THC, no es útil solamente para principiantes en el mundo del cannabis. Algunos estudios que versan sobre la interacción del cannabis con la ansiedad sugieren que la dosis juega un papel muy importante. Dosis bajas de THC pueden ser muy ansiolíticas, mientras dosis altas pueden tener un efecto contrario.

Dosis de THC elevadas o frecuentes, pueden desensibilizar los receptores cannabinoides, haciendo que sus efectos relajantes sean menos perceptibles. Así que si quieres tratar tu TOC, empieza con dosis bajas, y no escojas variedades “hardcore” para fumetas veteranos si quieres tratar tu TOC.

¿Y QUÉ PASA CON LOS COMESTIBLES?

Para consumidores de cannabis medicinal, los comestibles ofrecen varias ventajas respecto a fumar marihuana. Los efectos de este método de consumo producen efectos más prolongados en el tiempo entre cada administración. Fumar proporciona un alivio más rápido, pero los efectos de los cannabinoides solo duran una hora, dos a lo sumo. Sin tener que usar el mechero numerosas veces a lo largo del día para conseguir una dosis potente de THC o CBD, los comestibles son la opción perfecta para evitar interrupciones innecesarias en tu rutina diaria.

¿CUÁLES SON LAS VARIEDADES MÁS EFECTIVAS PARA TRATAR EL TOC?

Antes de comenzar con nuestras recomendaciones, es importante señalar que las variedades que se muestran a continuación son muy potentes. Se ha informado de manera anecdótica que ayudan al tratamiento de la enfermedad, pero debido a su potencia, se recomienda consumirlas en pequeñas dosis. Por supuesto, teniendo en cuenta la naturaleza de la enfermedad, los efectos probablemente serán diferentes para cada persona.
QUERKLE

La Querkle es una variedad índica dominante con un contenido muy alto de THC que alcanza concentraciones de hasta un 26%. Esta variedad crece de forma robusta y es adecuada para quienes buscan niveles de THC por encima de la media.

WHITE RHINO

La White Rhino es una híbrida repleta de cantidades espectaculares de THC y CBD, lo que la convierte en una variedad con un tremendo potencial médico.

CRITICAL KUSH

La Critical Kush es una variedad índica dominante con toneladas (25%) de THC que puede provocar un colocón muy fuerte y relajante a los pacientes de TOC que saben cómo manejar su potencia.

Todavía hay mucho recorrido para el desarrollo de nuevos estudios científicos en torno a la eficacia del cannabis en el tratamiento de la ansiedad y TOC. Sin embargo, con tantas variedades ricas en THC y CBD disponibles, los pacientes pueden experimentar individualmente con un sinfín de cepas y decidir cuál es la variedad que mejor satisface sus necesidades.

Fuente Zamnesia