Cáñamo la planta de los mil usos

La literatura sobre el cáñamo es rica y extensa, tanto amantes como detractores han dejado claro que es una planta que levanta pasiones.

Al margen de polémicas es indiscutible su utilidad y versatilidad en tan diversos sectores e industrias.

Se conoce el cultivo del cáñamo desde hace más de 5.000 años, se ha encontrado fibra de cáñamo en restos de localizaciones Euroasiáticas.

Antes de su prohibición mundial, el cáñamo era una planta que se cultivaba no sólo por sus propiedades para alterar la conciencia , sino por los beneficios que se obtienen de las semillas, la pulpa y la fibra, se contabilizan alrededor de los 20.000 diferentes usos.

Esta planta que en el siglo XVI alcanzó su cenit y que lentamente con la entrada en el mercado de los productos sintéticos fue destituida, está resurgiendo de nuevo por motivos ambientales, económicos y sociales. En los últimos años se calcula una superficie cultivada de 60.000 hectáreas repartidas por China, India, Rusia, Canadá, algunos países europeos, donde está subvencionada y Estados Unidos que tiene regulaciones y normas para su cultivo.

Las técnicas de cultivo son muy similares a las usadas en agricultura ecológica, se cultiva en secano y en regadío no es exigente con el suelo, es un buen cultivo para rotación y es una planta resistente a plagas y enfermedades, por lo que no precisa plaguicidas.

Beneficios medioambientales

Los beneficios ambientales son evidentes, los residuos de su producción son totalmente biodegradables y los productos elaborados con cáñamo pesan un 30% menos que los elaborados con materiales de similares características.

Los motivos económicos para utilizar el cáñamo radican en que las industrias cada vez pagan más por los residuos que generan y en que el transporte es un coste significativo añadido a cada producto.

Productos elaborados con cáñamo

Del cáñamo se obtiene principalmente granos y fibras a partir de los cuales se elaboran todo tipo de productos. Unos más conocidos y utilizados, otros recién llegados al mercado y otros muchos en fase de experimentación.

Alimentación animal: Semillas o granos.

Alimentación humana: aceites, pasta y productos de confitería, harinas, salsas. Bebidas: cerveza, infusiones, refrescos.

Cosmética natural: Cremas, champús, geles.

Medicamentos: cuyas propiedades han sido reconocidas en los últimos años por la comunidad científica.

Limpieza: detergentes, insecticidas.

Compuestos para la industria del automóvil: pastillas para frenos, carrocerías

Bioconstruccion: aislante térmico, materiales de construcción

Ganadería: acolchado para animales

Textil y complementos: todo tipo de prendas y accesorios

Agricultura: abono fertilizante, plaguicida natural

Hogar: colchones, sillones, tintas, pinturas

Industria: combustible biomasa, cordelería, fibras y pasta de papel