Un estudio sugiere que fumar cannabis durante la adolescencia podría conducir a problemas de memoria y razonamiento

Un estudio canadiense ha descubierto que los consumidores adolescentes de cannabis pueden tener problemas de memoria, de control de la inhibición y de razonamiento.

3.826 estudiantes del área metropolitana de Montreal participaron en un estudio sobre los efectos cognitivos del consumo de cannabis y alcohol en los jóvenes. Se les pidió a los estudiantes que completaran una encuesta sobre sus hábitos de uso cada año durante cuatro años, documentando con qué frecuencia usaban una sustancia en particular y cuánto consumían a la vez.

También se les pidió a los estudiantes que completaran una serie de pruebas que evaluaban sus habilidades de memoria, inhibición y razonamiento.

Lo que encontraron fue que los estudiantes consumidores de cannabis experimentaron impactos negativos en cada una de estas categorías. Y aunque los estudiantes que prefirieron beber antes que fumar también vieron efectos negativos, los consumidores de cannabis fueron los que tuvieron el mayor impacto.

Como dijo el profesor de Ciencias de la Salud de la Universidad de York, Ian Hamilton, que no estaba asociado con el estudio, esta investigación refuerza aún más los posibles efectos negativos del consumo de cannabis por parte de los jóvenes.

Sin embargo, dice que el hallazgo realmente sorprendente de este estudio en particular es que los estudiantes parecían sufrir efectos a largo plazo.

«Esto es contrario a los hallazgos de otros estudios recientes que encontraron que había pocos efectos cognitivos a largo plazo del consumo de cannabis», dijo Hamilton a Newsweek.

Investigaciones anteriores han sugerido que un período de abstinencia sería suficiente para revertir la mayoría de los impactos cognitivos del consumo de cannabis.

Hamilton dice que hallazgos como estos muestran lo importante que es asegurarse de que los jóvenes reciban educación de calidad sobre las drogas lo antes posible.

«No es realista esperar que algunos jóvenes no prueben drogas como el cannabis, si se les puede persuadir de que retrasen la edad a la que consumen, lo que les ayudaría a sacar el máximo provecho de su educación, que es crucial para el empleo futuro y más», argumentó.